Mapfre
57.3 F
Puerto Rico
Mapfre

La deuda del gobierno de Estados Unidos alcanza $ 34 trillones

Fecha:

Compartir:

spot_img

Por Miguel Díaz Román                  

La deuda del gobierno de Estados Unidos superó los 34 trillones de dólares por primera vez, el pasado 29 de diciembre, según los datos publicados por el Departamento del Tesoro.

El aumento de la carga de la deuda pública en Estados Unidos se ha convertido en un motivo creciente de preocupación debido al reciente y rápido aumento de las tasas de interés, que ha encarecido mucho el servicio de esa deuda. 

Los costos netos por intereses se dispararon un 39% en el año fiscal 2023, que finalizó el 30 de septiembre, en comparación con el año anterior, según el Departamento del Tesoro. Y es casi el doble de lo que era en el año fiscal 2020. 

- Publicidad -
Mapfre

El meteórico aumento de los pagos de intereses –que se deriva tanto del aumento de la deuda de la nación como de las repetidas subidas de tipos de la Reserva Federal– también hace que sea más difícil para los legisladores demócratas y republicanos lograr sus prioridades fiscales en el Capitolio. 

Según la Fundación Peter G. Peterson, un grupo bipartidista estadounidense que aboga por la responsabilidad fiscal, el gobierno de Estados Unidos gasta $2,000 millones de dólares al día sólo en pagos de intereses de la deuda. 

De hecho, el Tesoro espera pedir prestado casi 1 trillón de dólares más para finales de marzo, lo que elevará la deuda a más de $35 trillones. Un trillón es equivalente a un millón de billones.

«La elevada y creciente deuda de Estados Unidos es importante porque amenaza nuestro futuro económico», dijo la fundación en un comunicado la semana pasada. 

Preocupa aumento de la deuda

Señaló que, dentro de 10 años, el gobierno federal gastará más en pagos de intereses de lo que tradicionalmente ha gastado en investigación y desarrollo, infraestructura y educación, combinados.

Maya MacGuineas, presidenta del Comité para un Presupuesto Federal Responsable, un organismo de control fiscal, calificó la cifra récord como «un logro verdaderamente deprimente».

«Si bien nuestro nivel de deuda es peligroso tanto para nuestra economía como para la seguridad nacional, Estados Unidos simplemente no puede dejar de endeudarse», dijo en un comunicado la organización tras conocerse el anuncio del Tesoro Federal.

MacGuineas planteó que también es preocupante que la deuda del gobierno estadounidense está aumentando en una época en la que la economía es relativamente fuerte y el desempleo es bajo, lo que se considera un buen momento para controlar el déficit federal.

El gobierno a menudo aumenta el gasto durante períodos económicos débiles y alto desempleo en un esfuerzo por estimular el crecimiento. La deuda nacional de Estados Unidos se ha convertido en un importante punto de discordia entre republicanos y demócratas, agravando los enfrentamientos sobre el presupuesto federal que amenazan con cerrar periódicamente el gobierno.

Pandemia incrementó el gasto

La deuda se ha disparado bajo ambos partidos en los últimos años. Los republicanos dicen que los programas de gasto federal defendidos por la administración Biden son demasiado caros, y los demócratas dicen que los recortes de impuestos respaldados por el Partido Republicano en 2017, durante el periodo de Donald Trump, han aplastado los ingresos.

Los costosos paquetes de ayuda federal para el Covid-19, aprobados durante las administraciones de Trump y Biden, también contribuyeron al aumento de la deuda.

El portavoz de la Casa Blanca, Michael Kikukawa, dijo que la creciente deuda fue «impulsada abrumadoramente por repetidas donaciones republicanas sesgadas hacia las grandes corporaciones y los ricos». Kikukawa dijo que estas acciones causaron recortes a la Seguro Social, Medicare y Medicaid que perjudicaron a los estadounidenses comunes y corrientes.

Sostuvo que el presidente Joe Biden tenía un plan para reducir el déficit en $2.5 trillones de dólares “haciendo que las grandes y ricas corporaciones paguen su parte justa y recortando el gasto innecesario en intereses especiales”, incluidas las grandes empresas farmacéuticas y petroleras.

No obstante, ya sea culpa de los republicanos o de los demócratas, la creciente deuda y las arriesgadas políticas han pasado factura a la calificación crediticia de Estados Unidos.

Fitch rebajó en agosto pasado la calificación de la deuda soberana estadounidense de AAA a AA +; En noviembre, Moody ‘s advirtió que también podría eliminar la última calificación AAA perfecta de Estados Unidos.

O suben impuestos a reducen gastos

«Seguimos teniendo la esperanza de que las autoridades tomen más medidas para reducir nuestro endeudamiento, ya sea aumentando los impuestos, reduciendo el gasto o creando una comisión fiscal, o idealmente haciendo todo lo anterior», dijo MacGuineas. 

Según el Tesoro, el techo de deuda, que establece el límite sobre cuánto puede pedir prestado el gobierno, aumentó a $34 trillones de dólares a finales de diciembre. 

«Hasta ahora, Washington ha estado gastando dinero como si tuviéramos recursos ilimitados. La conclusión es que no hay nada gratis y creo que el panorama es bastante sombrío», dijo Sung Won Sohn, profesor de economía en la Universidad Loyola Marymount.

La deuda bruta de Estados Unidos incluye dinero que el gobierno se debe a sí mismo, por lo que la mayoría de las autoridades dependen de la deuda total en poder del público para evaluar las finanzas del gobierno.

En junio pasado, la Oficina de Presupuesto del Congreso estimó en su perspectiva a 30 años que la deuda pública equivaldrá a un récord del 181% de la actividad económica estadounidense para 2053.

Alza de $2 trillones anuales

El reputado gurú financiero John Mauldin, quien es el presidente de Mauldin Economics, una editorial especializada en economía y finanzas, ha insistido de manera reiterada en los peligros que encara el gobierno de Estados Unidos y su economía si no se ejerce control sobre el crecimiento del presupuesto y, por supuesto, de la deuda.

 Mauldin defiende la conveniencia a largo plazo de establecer límites en el presupuesto y el monto de la deuda ya sea mediante recortes del gasto o aumentos de impuestos.

Actualmente la “deuda federal bruta”, que es el monto total, incluido el dinero que el Tesoro debe a fondos fiduciarios gubernamentales, etc. es de alrededor de $34 trillones y las proyecciones de la Oficina de Presupuesto del Congreso suponen que alcance los $52 trillones para 2033.  

Esto significa que la deuda aumentará en un promedio de alrededor de 2 trillones de dólares anuales durante la próxima década.

Malduin sostiene que la gran cantidad de dinero que eleva el gasto y la deuda la originan los vastos programas de prestaciones sociales como el Medicare, Medicaid y el Seguro Social.

Según el economista, los gastos para estos programas “están en piloto automático ilimitado, más los intereses que pagamos para financiarlos. Nunca encontraremos la determinación para solucionar estos problemas mucho peores y políticamente más difíciles, cuando ni siquiera podemos llegar a un acuerdo sobre el presupuesto del próximo año”.

Según Ley Federal de Contribuciones al Seguro (FICA), que es la ley federal que exige contribuciones de nómina para financiar los programas de Seguridad Social y Medicare, si los ingresos por el pago a la contribución a la nómina no son insuficientes para cubrir los beneficios actuales, entonces los beneficios se deben reducir en la cantidad que sea necesaria.

Congreso vislumbra reducciones

La Oficina de Presupuesto del Congreso calcula que el recorte sería de alrededor del 25% en 2034 y aumentaría al 28% en 2053. Eso será un serio problema para millones de personas en Estados Unidos y en Puerto Rico.

De hecho, a pesar de la importancia que para la economía de Puerto Rico representa los pagos del Seguro Social y los gastos federales en el plan de salud del gobierno, conocido como Vital, y los programas federales de salud Medicare Advantage y Medicare Tradicional, la clase política local es renuente a discutir la posibilidad de que un día esos ingresos de reduzcan sustancialmente como resultado de una crisis en la economía de Estados Unidos.

Incluso, tras las graves repercusiones que causó la quiebra del gobierno de Puerto Rico, que aún se encuentra bajo la fuerte fiscalización de la Junta de Supervisión Fiscal- un organismo impuesto por el Congreso para garantizar el pago a los acreedores y para recuperar la viabilidad financiera del gobierno, aún la clase política puertorriqueña no ha comprendido la importancia de responsabilidad fiscal.

Continuamente la legislatura local aprueba medidas sin identificar fuentes financieras para garantizar el pago del gasto público, lo que provoca agrias disputas con la Junta de Supervisión Fiscal.

Además, la clase política puertorriqueña está muy distante de la madurez para discutir a fondo la necesidad de identificar una fuente de ingresos para sustituir a largo plazo los fondos federales.

Para esta historia el periodista se nutrió de informaciones publicadas por CNN, Prensa Asociada y otros medios estadounidenses.

Suscríbete

Publicidad

Lo Último

Suiza Dairy y Tres Monjitas solicitan un desacato contra González Beiró en Tribunal Federal

Por Miguel Díaz Román El gobierno de Puerto Rico y la Oficina para la Reglamentación de la Industria Lechera (ORIL) se enfrentan a un nuevo...

Tribunal envía alguaciles para permitir inspección en Suiza Dairy, mientras empresa denuncia pérdidas de $3 millones mensuales

Por Miguel Díaz Román En lo que representa una dramática confirmación de lo contraproducente que puede llegar a ser una entidad reguladora del gobierno dirigida...

Posible desacato promete aumentar la fricción entre Suiza Dairy y unión

Por Miguel Díaz Román El conflicto huelgario que enfrenta a la planta procesadora Suiza Dairy con la Central General de Trabajadores (CGT), que representa a...
PublicidadAnuncio - Hosting Web SiteGround - Diseñado para administración web. Velocidad, Herramientas y Soporte de primera. Clic aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí